La vida es verso

La vida es verso

  La vida es verso Felipe Hernández García     Te gustará este libro porque… Temas como la religión, la fe, el amor a la familia y los recuerdos de la infancia recorren los versos de esta antología poética. Felipe Hernández recuerda con afecto a su madre, a su hermana Tomasa y a sus amigos. En sus versos, dialoga con Jesús y la Virgen, unas veces mediante súplicas, otras, mediante palabras llenas de agradecimiento y admiración. Tampoco faltan el humor y la frescura de los temas cotidianos, todo ello expresado con amenidad, ingenio y, sobre todo, con mucho cariño. ISBN: 978-84-94800-95-5 GÉNERO: Poesía ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda TAMAÑO: 15 x 21 cm. PÁGINAS: 120 Puedes comprarlo en… Sigue a Letra Clara en… Facebook Seguir Twitter Seguir   Felipe Hernández García Nació en Los Llamosos (Soria), el 2 de diciembre de 1946. En 1955 su familia se trasladó a Barcelona, ciudad en la que residieron hasta 1980, año en que se trasladaron a Madrid, donde comenzó a acudir diariamente al Centro Dato. En 1963, a los diecisiete años, comenzó a mostrar un extraordinario talento para componer poesías sobre temas religiosos, espacialmente dedicadas a la Virgen. En algún momento de su vida se ha sentido rechazado o marginado por esta afición a la poesía religiosa. En mayo de 2001 participó en la decimoquinta edición del Certamen Poético Mariano, organizado por la Parroquia de San Antonio de Padua de la localidad de Puertollano, el Ciudad Real. En su prodigiosa memoria ha conservado durante todos estos años, gran cantidad de las poesías compuestas hace más de treinta años. Gracias a este talento y al...
Baire

Baire

  Baire Nerea Blanco Cuenca     Te gustará este libro porque… ¡Ah!, que ¿por qué Baire? Bueno, os impartiré una pequeña clase de mitología: la palabra «Ba» la utilizaban los egipcios como símbolo de la fuerza anímica. Es la parte espiritual de cada ser fallecido. Este símbolo tan significativo hacía referencia al espíritu de la persona ya muerta y no cuando aún estaba viva, y se dice que eran los que mediaban entre los dioses y la tierra. Estos espíritus cada vez que morían subían al reino celestial, pero en la noche bajaban a su cuerpo difunto que yacía bajo tierra reuniéndose con él. A este sujeto inerte se le denominaba «Ka». Este rencuentro era necesario ya que si el cuerpo (Ka) llegaba a su destrucción, también se eliminaba el «Ba», por ello es que «Ba» y «Ka» eran totalmente inseparables el uno del otro. Y bueno, si os estaréis preguntando que por qué «Baire» otra vez, bueno, pues es sencillo, si «Ba» es la fuerza del espíritu, el aire es lo que todo humano tras una transición, una repentina muerte, necesita para volver al reino celestial, lo que nuestro «Ka» ansía para que nuestro «Ba» no se destruya jamás y poder ser eternos.   ISBN: 978-84-94737-89-3 GÉNERO: Poesía ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda TAMAÑO: 15 x 21 cm. PÁGINAS: 96 Puedes comprarlo en… Sigue a Letra Clara en… Facebook Seguir Twitter Seguir   Nerea Blanco Cuenca Nació un 25 de noviembre de 1994 en Madrid. La poetisa, escritora, compositora y cantante actualmente va a lanzarse con su primera obra escrita, Baire, en el que expresa los poemas escritos durante...
Cyan

Cyan

  Cyan Cris Aparicio     Te gustará este libro porque… Cyan es el color que elijo hoy, en esta metamorfosis de azules en la que vivo contigo. ISBN: 978-84-94737-87-9 GÉNERO: Poesía ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda TAMAÑO: 13 x 19 cm. PÁGINAS: 128 Puedes comprarlo en… Sigue a Letra Clara en… Facebook Seguir Twitter Seguir Otros títulos del autor   Cristina Aparicio Corrales Es psicóloga y educadora, compagina su trabajo en el ámbito cultural y educativo, colaborando en multitud de proyectos. Publica su primer poemario AzulCris en diciembre de 2016. Ha seguido por el difícil camino de seguir escribiendo poesía y fotografiando versos donde quiera que va. Esa obsesión por vivir y capturar el momento se plasma en estos poemas que conforman Cyan.   SIGUE AL AUTOR EN… Facebook Seguir Twitter...
Reflexiones y pensamientos

Reflexiones y pensamientos

  Reflexiones y pensamientos oscuros de un purista del tenis Antonio Domínguez     Te gustará este libro porque… Líneas blancas, siempre blancas, colocadas de La misma manera. Da igual donde vayas, siempre están bellamente ordenadas cual movimiento bauhaus. Rodeadas de aromática hierba, húmeda tierra batida o ardiente cemento. Admiración por Mats Wilander, hipnotizado con 4 años en 1982, concretamente en mayo y junio de 1982. Victorias, derrotas, alegría, tristeza, energía y depresión. Ni cuando quedé campeón del Torneo internacional des Jeunes (Paris) infantil. En 1991, stade français, mi mayor logro. Ni ese día sentí una liberación, porque siempre había más que hacer, más que mejorar. Madrid, Mats Wilander, mi padre en el apartado tenístico, mi madre en el apartado personal lograban que me mantuviese como un funambulista. Pero por buscar un sueño, por seguir un amor imposible la depresión se hizo eterna. La culpa fue mía , sólo mía, por ambición desmedida, por ilusión irreal de un chico de clase trabajadora que hipotecó a sus padres, endeudó a sus padres y ese fallo nunca me lo podré perdonar. No cumplí los objetivos, fracasé. Tuve gloria y éxito en la niñez, en la juventud y fracaso absoluto en la vida adulta. Doscientos a 517 son los partidos de tenis que veo al año desde 1983 hasta hoy día. Doscientos en los años ochenta y desde 1998 entre 400 a 517 al año de tenis masculino. Ian Curtis, Joy Division, etapa final, todo tiene Un significado, todo tiene un motivo, libre interpretación al arte musical. Letras enigmáticas, voz escalofriante, conciertos memorables, siempre en la memoria, siempre en mi memoria. Te...
Desidia

Desidia

  Desidia Patricia García Albaladejo     Te gustará este libro porque… Supongo que todos nos hemos sentido fuera de lugar en algún momento. Fuera de órbita. Fuera de hábitat. Por tanto, a muchos no les ha quedado otra que ponerse una máscara y pretender así encajar en un puzzle tan socialmente impuesto que más que rompecabezas, rompe con la belleza que supone ser la pieza con complejo de bala perdida que sólo quiere ir saltando de tablero en tablero y tener la posibilidad de quedarse con el mejor pedacito de cada uno. Y así, poco a poco, ir construyéndose su propio templo. Es curioso el peso con el que carga la portada de un libro, la difícil elección que supone escoger un dibujo con el que todos juzgarán el contenido y al que tampoco darán mucha importancia. Pero es que ese buzo hemos sido todos en algún momento de nuestra vida, ocultándonos tras una careta por miedo al qué dirán, sintiendo que no pertenecemos al espacio que nos rodea. Llegué a la conclusión de que no te has de acostar con nadie que no entienda tus poemas pero tampoco con quien compra un libro sólo porque su portada les llame la atención estéticamente hablando; que igual te lo venden vacío por dentro. Y sí. Así también con las personas. Y yo sólo pido que la única máscara que carguéis con vosotros sea la de la portada de este libro, que os descalcéis y entréis haciendo mucho ruido, a dejar huella y a sentiros como en casa en este oasis al que he decidido bautizar Desidia. Porque si te...